Algo real, que me consuma

No volverá a importarme tu ausencia.

Estas palabras se las dedico a la persona a la que le regale algunos años de mi vida, maldita suerte la tuya. Pero también a todas esas personas que han pasado por lo mismo, para que se liberen.

Has manipulado mi mente al placer de tu conveniencia. Has usado mis errores para inundar mi conciencia. Me has recordado lo que fuiste para tapar lo que eres ahora. Pero ya no. No volverá a importarme tu ausencia. Porque ya no quiero sentirte. No volveré a decir nunca más para luego caer de nuevo. Leeré esto cada vez que piense en quien fuiste para que me recuerde quién eres ahora. Fuera dudas. Fuera remordimientos. Actuar por venganza nunca le hizo bien a nadie. Vivir con el alma en duda provoca los peores naufragios. Al final conseguiste ser lo que nunca quise para mí. Yo seguiré viviendo a ratos. Actuando por instinto. Estrellándome en cada recta. Levantándome en cada curva. Porque por muy difícil que parezca, así quiero mi vida. Desordenada. Ilimitada. Llena de sueños imposibles cargados de futuras realidades. Lo siento, pero quizás solo este hecha para vagar de forma salvaje al borde de algún precipicio. Nunca lo pedí todo, solo pedí algo distinto, arriesgado.

Algo real, que me consuma.

Utilizamos cookies para personalizar su experiencia. Si sigue navegando estará aceptando su uso. Más información.