Amor desactualizado

Tenemos un problema, sí. No sabemos querer.

Creo que tenemos un serio problema. Nos enganchamos demasiado fácil a la gente, nos hacemos yonkies de un amor de bolsillo, que se acaba cuando llega el primer problema, o cuando se ha hecho tan grande que creemos que no nos cabe dentro de nosotros. No sé en qué tipo de sociedad vivimos, ¿desde cuándo el amor se calcula? Que alguien me explique, por favor, qué quiere decir que "nos queríamos demasiado, y por eso no salió bien". ¿Por qué el quererse es un problema en un asunto que va sobre eso?

Tenemos un problema, sí, no sabemos querer. Y aquellos que se atreven a intentarlo buscan en un radio que no los aleje demasiado de sus casas, de su confortable posición desde donde todo puede juzgarse. Nos estamos convirtiendo en seres deshumanizados, donde el sentido común es el menos común de los sentidos. Pero aún así, cuando al fin has encontrado a alguien que crees que merece la pena, o que él piensa que tú la mereces, dejamos al azar demasiadas cosas. Queremos saber tanto de su pasado y tan poco de lo que está pensando en este mismo instante... Pretendemos que de verdad sepa qué queremos, qué sentimos, sin tan si quiera dar una mínima pista de todo lo que se nos pasa por la cabeza. Pero para qué, si tiene que haberse dado cuenta, para algo le has respondido un "ok" en esa conversación tan profunda que acabáis de tener, ¿no?

El mayor de los problemas es que creemos tener amores modernos, que nada tienen que envidiar a los de nuestros padres o abuelos, donde se conquistaba con flores, ¿qué clase de elemento ridículo son las flores? Aquí se conquista mediante las conversaciones de WhatsApp, tweets, y demás. Tenemos amores de redes sociales, y creemos que cuanto más compartamos lo bien que estamos, mejor será todo. La intimidad ha acabado. Los secretos se gritan a los cuatro vientos o se los decimos al primer pajarito que pasa por delante. Dejadme decir que estamos sufriendo una clase de amores 2.0, aunque estos estén totalmente desactualizados.

¿Cabe la posibilidad de volverlos a humanizar?

Estudiante de periodismo, o al menos lo intento. Enamorada de la radio hasta las trancas, y unas con ganas de escribir incesantes. Potterhead súper declarada. Mi amor se divide entre Madrid y Andalucía.
Utilizamos cookies para personalizar su experiencia. Si sigue navegando estará aceptando su uso. Más información.