Búscate un Peter

Entenderás lo que es amar cuando quieras la felicidad de la otra persona por encima de la tuya.

A las niñas, cuando éramos pequeñas, nos enseñaban a creer en los príncipes azules, aquellos que nada más verte caerían rendidos a ti pero yo, en cambio, era más de Peter Pan. Porque representaba lo que realmente era amar, por enseñarnos que para conseguir el corazón de una persona era necesario arriesgar, volar, creer en el más allá y que, muchas veces, debíamos dejar a alguien para que consiguiera alcanzar el final de su camino, aunque eso nos produjera un dolor irracional.

¿Os acordáis de cuando le enseñó Wendy la metáfora del dedal? ¿O cuándo un triste Peter entendió que, a veces, es mejor dejar marchar a quiénes más queremos? Eso es lo que realmente representa querer a alguien. Querer sin consentimiento, sin miedo, con el corazón.

¿Cuántas veces hemos intentado alcanzar una sensación parecida a la de los príncipes? Nos hacemos mayores, crecemos, maduramos, conocemos muchas personas pero podemos contar con los dedos de una mano las veces que nos enamoramos de verdad. Y digo de verdad; esa sensación de plenitud, mirar los ojos de quien quieres y evadir lo malo que pasa alrededor, creer en las locuras, soñar.

Quizás deberíamos dejar de buscar príncipes de ensueño para encontrar a Peter en la realidad. Personas tras las que su fuerza hay un corazón noble, capaz de ponerse frente al enemigo por salvar a quienes aman. Esos son los verdaderos sentimientos y no los de los príncipes con vidas de cuento.

¿Cuántas veces nos hemos refugiado en brazos de otras personas por miedo? Sí, miedo a afrontar una realidad paralela y que, por culpa de ese miedo, nos quedamos con el que conveniente, en vez de luchar un poco más. Lo que realmente no entienden esas personas es que, por facilidad, van a quedarse sin disfrutar de un verdadero beso, de una caricia temblorosa, de un coqueteo ingenioso, de ver en los ojos de la otra persona la pasión que tú buscabas y, sobre todo, la posibilidad de cometer las locuras en realidad aplastantes.

No todos los amores acaban bien, ni todos los amores tienen carteles en grande con la palabra final pero, si algo nos enseñaron los cuentos, los libros de aventuras y las películas poco románticas, es que hay una persona para nosotros. Capaz de enseñarte a volar con los ojos cerrados. Pero el que no lucha, no gana.

Muchas personas se pasan la vida buscando esa sensación cuando, en realidad, ya la han encontrado, solo que son temerosas de creerlo, de entender que a veces los príncipes no vienen en caballo blanco, sino volando a nuestra habitación.

“Quédate con la persona a la que le entregaste el corazón la segunda vez, porque si dudas de la primera, es que ya no la amas, simplemente te quedas por cobardía”.

Intento de psicóloga, soñadora, vitalista. Que sueña con cambiar el mundo a través de las palabras. Amante de los pequeños placeres de la vida y de perderme por ciudades desconocidas con mi cámara en una mano y mi cuaderno en la otra.
Utilizamos cookies para personalizar su experiencia. Si sigue navegando estará aceptando su uso. Más información.