Echar de menos

No echo de menos nada de eso. Te echo de menos a ti.

No echo de menos nuestro piso, ni nuestras fotos, ni tu ropa colgada al otro lado del armario. Ni estar encajados en un sofá pequeño, pero tremendamente cómodos.

No echo de menos mirarte mientras estudiabas en el comedor, o mientras cocinabas sonriendo. No echo de menos oír tus llaves y saber que ya estabas en casa y empezaba el mejor momento del día. No echo de menos las noches de verano en la piscina, viéndote tiritar de frío y viniendo a abrazarte. No echo de menos nuestro primer beso, ni nuestro primer concierto, ni la primera vez que hicimos el amor. No.

Echar de menos | The Idealist

No echo de menos tu mensaje a primera hora del día o cuando te pasaba algo que querías compartir conmigo. No echo de menos tu voz, ni tus “te quiero”. Tampoco echo de menos tu calorcito al entrar en la cama. Ni los polvos de madrugada medio borrachos cuando llegábamos de fiesta. No echo de menos tu risa fuerte cuando te hacía el payaso. No echo de menos nuestros viajes llenos de miradas nuevas que compartíamos por primera vez. Ni tu mano en mi cuello mientras conducía, ni tus dedos, ni tus piernas, ni tu olor. No echo de menos cómo me sonreías cuando llegaba a casa, ni sentirme único a tu lado. Ni las noches en las que compartíamos alegrías o penas y se nos hacían las tantas. No echo de menos soñar contigo a tener un futuro juntos.

No echo de menos nada de eso.
Te echo de menos a ti.

Echar de menos | The Idealist

Me llamo Enric Sánchez, soy de Barcelona pero vivo en Madrid. Hablo por la radio cada mañana en Anda Ya! (Los 40 Principales). ¡Hemos venido a jugar!
Utilizamos cookies para personalizar su experiencia. Si sigue navegando estará aceptando su uso. Más información.