El caos

La vida es un caos. Ésta debería ser la única premisa con la que viviésemos todos. Debería estar colgado en todas las aulas de todos los colegios del mundo.

La vida es un caos. Ésta debería ser la única premisa con la que viviésemos todos. Debería estar colgado en todas las aulas de todos los colegios del mundo. No podemos controlar nada. Todo pasa por puro azar. Pero como somos incapaces de aceptarlo, buscamos aliados en el esfuerzo, la constancia, la voluntad y todas esas cosas que quedan tan bien en las películas americanas pero que, aceptémoslo, no tienen nada que ver con lo que nos pase en esta vida. Al menos con las cosas importantes.

Porque esta vida es un caos.

El caos | The Idealist

La suerte es lo más parecido al caos que hemos sido capaces de aceptar, pero aun así, hay quien dice que no existe, que la suerte hay que buscarla. Es mentira. El azar es la única ley que deberíamos creernos porque todo pasa por azar. Ninguna de las cosas importantes de la vida las decidimos nosotros, ni nuestra voluntad, ni nuestro esfuerzo. ¿Acaso controlamos estar enfermos? ¿acaso controlamos que mañana nos falte nuestra madre? ¿podrías asegurar que mañana tú mismo estarás aquí? ¿podemos controlar de alguna manera que nuestro hijo nazca sano? ¿y que no le pase nada a la gente que queremos? ¿podemos controlar algo de eso? ¿controlamos enamorarnos de quién nos enamoramos? ¿y la familia en la que nacemos? ¿tenemos algún control sobre estas cosas? Aunque nos hayan educado desde pequeños para que creamos que sí, la respuesta es un rotundo NO.

Matemáticas, con sus teoremas, números, fórmulas e intentos de control desesperados. Ciencias naturales con sus leyes, su estudio del medio, sus hipótesis sobre el universo para intentar entender… Historia: aprender de lo que nos ha pasado para adivinar, sin éxito, lo que nos puede llegar a ocurrir. Ninguna de estas cosas que llevamos siglos estudiando ha sido capaz de preveer absolutamente nada. Seguimos siendo los mismos torpes que se movían por el mundo hace dos mil años. Formulando miles de teorías para disimular el terror que nos da saber que nada está bajo nuestro control, que nunca podremos controlarlo y que, hagas lo que hagas, pasarán cosas que te gustarán y otras que detestarás. Es inevitable.

Y frente a este precipicio de descontrol, solamente hay algo que nos puede tranquilizar un poco y proporcionarnos la libertad absoluta. Simplemente aceptarlo: La vida es un caos.

El caos | The Idealist
Me llamo Enric Sánchez, soy de Barcelona pero vivo en Madrid. Hablo por la radio cada mañana en Anda Ya! (Los 40 Principales). ¡Hemos venido a jugar!
Utilizamos cookies para personalizar su experiencia. Si sigue navegando estará aceptando su uso. Más información.