El primer amor, la primera decepción

Dicen que cuando sufres un desamor te rompen el corazón. Y es literalmente.

Dicen que cuando sufres un desamor te rompen el corazón. Convivimos con esta expresión toda la vida, como parte de la cultura popular, lo que realmente no sabes ni imaginas hasta que lo sufres, es que es literal.

Hay muchas maneras de romper un corazón: la infidelidad, el abandono, pero el que mas duele es el desgaste. Ver como la persona al que amas con toda tu alma, a la que te atreviste a exponer tu alma por primera vez, deja de quererte poco a poco y tú, tonta de ti, no puedes hacer nada por evitarlo. Y entonces, como si te fueran quitando una tirita poco, vas sintiendo el dolor, prolongado hasta el momento en la que la tirita se quita.

El corazón es complicado y, en vez de sentir alivio por no tener que sufrir mas ese dolor, echa de menos, echa de menos hasta límites insospechados.

Los seres humanos somos así, nos han educado diciéndonos que si te esfuerzas lo suficiente puedes conseguir cualquier cosa, pero no puedes conseguir que alguien que no te quiere querer te quiera. Vas poco a poco, vas asumiendo que esa persona con la que compartiste todo se ha ido y que, simplemente, no quiere volver, por mucho que tú te empeñes. No hay que esforzarse para amar, igual que no hay que esforzarse para respirar, si necesitas esforzarte para respirar, algo va mal y lo mismo pasa al amar.

[Colaboración: Paula Domínguez]

El primer amor, la primera decepción | The Idealist

 
Utilizamos cookies para personalizar su experiencia. Si sigue navegando estará aceptando su uso. Más información.