El último trago

Concédeme este último trago antes de marcharte. Antes de irte y no regresar.

Concédeme este último trago antes de marcharte. Antes de irte y no regresar.

Concédemelo por los buenos momentos, y por los malos. Por las noches, madrugadas y días -días festivos y laborales-, por los sábados ociosos, los viernes largos y los lunes en el Tártaro.

Este último trago va por el Tercer Mundo, el Primero y quien sabrá dónde esté el Segundo. Va por el océano que nos separa, los hilos del destino invisibles que nos unen. Va por el frío que yo amo y tú odias. Por la caída de una hoja seca y el brote de una flor.

Un último trago en memoria de los que estuvieron antes de mí. En homenaje a los que estarán después de ti. En memoria de los besos que me distes, y de los que yo te di. Un minuto de silencio por los que ya no se darán.

Concédeme este último trago, bailemos esta última canción, un último beso. Concédemelos antes de que eche los recuerdos a las brasas ardientes del olvido. Concédemelos que son los últimos, concédemelos antes de que te pida un trago más.

Amante de la literatura, la música, el cine y la fotografía. Escritor de microrrelatos y poemas, seudónimo Allan Wilde. Noctambulo por naturaleza.
Utilizamos cookies para personalizar su experiencia. Si sigue navegando estará aceptando su uso. Más información.