Mi yo sin ti

Mirar atrás y que seamos un buen recuerdo, no en lo que el rencor nos ha convertido.

Hubo un tiempo en el que pensé que estaríamos juntos para siempre. Te miraba y sentía que eras ese alguien que me complementaría. El tiempo pasó y fue fortaleciendo ese sentimiento, hasta que te convertiste una parte de mí. Hasta que fuiste al que llamaba cuando tenía un problema o una buena noticia. Hasta que te hice un hueco en todos esos sueños que tenía antes de que aparecieras y no pude imaginar cumplirlos si no estabas junto a mí.

Hicieron falta unos años para que todo se viniese abajo y tuviese que afrontar mi mayor miedo: empezar de nuevo sin ti. Me había acostumbrado a esa chica que sacaba su mejor yo bajo tu atenta mirada. No era capaz de regresar a quién fui, pero tampoco podía crear un nuevo yo. Me encerré en mis fantasías negándome a afrontar la realidad y me convertí en ese alguien débil que siempre había odiado.

Se acabó.

He vivido mi duelo y es momento de dejarte o mejor dicho, dejarnos. Para crecer, para vivir, reinventarme y poder ser lo que quiera sin el peso que cargo por ese ideal que ya no tiene sentido. Es tiempo de permitirme ser feliz, aunque duela, aunque parezca imposible y a pesar de que una parte de mí no quiera olvidarte. Es momento de arrancar la tirita y ver quién soy sin ti, de ver quién se encuentra más allá del yo que era tu novia. Es tiempo de pasar página, cerrar la maleta y dejarme guiar por el viento.

Que por la cabeza aun no estoy preparada y el corazón ya ha demostrado que lo suyo no es ser el jefe. Es momento de seguir adelante. Es tiempo de tirar la toalla. Y no por cobardía, sino porque hay batallas que aunque ganes, al final te enseñan que el sabor de esa victoria es más amargo que el de cualquier derrota. Es momento de que tú seas tú y yo, yo. Incluso si el tiempo nos une de nuevo.

Así que aquí estoy: con la página al vuelo, aguantando el aliento a ver si esta vez la dejo caer para enfrentarme a ese papel en blanco con la mente abierta y preparada para dejarme sorprender. Manteniendo la certeza de que si pudiese volver a vivir de nuevo actuaría del mismo modo. Porque sin ti no me habría convertido en esa chica que tanto me gusta y que nació a partir de estar contigo.

Y aunque sea cierto que estaba bien con mi vida hasta que llegaste y desmoronaste todos mis planes para desaparecer cuando en teoría no ibas a hacerlo. Me ayudaste a encontrarme a mí misma.

Me hice mejor a partir de nosotros y no me arrepiento.

[Colaboración: Andrea Martín]

Utilizamos cookies para personalizar su experiencia. Si sigue navegando estará aceptando su uso. Más información.