¿Por qué me llamas zorra?

He perdido la cuenta de todas las veces que alguien me ha llamado esa palabra.

Vivimos en un país acomplejado con una sociedad masivamente intoxicada por las etiquetas, los tabús y los prejuicios.

Claro que hablar en general es otro estereotipo enmascarado. Así pues, voy a decir que vivo en un país donde personalmente, me he sentido atacada por tópicos machistas que muchas veces no han surgido solamente de hombres, sino también de otras mujeres.

Halestorm —un grupo de rock alternativo— cantaba “You call me a bitch like it’s a bad thing, you call me a bitch like it means something”. He perdido la cuenta de todas las veces que alguien me ha llamado esa palabra. Al igual que todas mis amigas. Al igual que todos mis amigos que ni se acuerdan de cuantas veces al día se la atribuyen a alguna mujer.

Aún tengo presente aquella campaña de una ONG noruega: "Querido papá, he nacido mujer. Por favor, no permitas que ese se convierta en el mayor peligro de todos".

Asimilando que a estas alturas todavía queda un largo recorrido para que el machismo deje de existir, siempre he hecho lo que he querido con mis principios. No me he privado de sentirme libre. Mis padres nunca me han juzgado. Tampoco les he pedido nunca su opinión.

He escuchado comentarios de chicos del instituto cuando tenía 17 años llamando puta a mi mejor amiga por liarse con unos cuantos de la clase. He visto esos mismos chicos intentando liarse con ella cuando salíamos en las fiestas del pueblo por las noches.

Sí, me he enrollado con dos tíos en la misma noche. Sí, recientemente también he estado más de 9 meses sin mantener relaciones sexuales con nadie. Sí, he tenido una relación estable de 2 años y nunca le fui infiel. Sí, quizá si vuelvo a tener una en un futuro, voy a ser infiel. Sí, tengo el culo firme y las piernas tonificadas y a veces voy al trabajo con minifalda. Sí, a veces también voy en chándal. Sí, he estado con quien me ha apetecido por una noche y no me he sentido nada mal por ello. Sí, he rechazado muchos más hombres de los que he aceptado. Sí, me he cambiado de acera al ver desde lejos el típico grupo de albañiles para que no me tocaran los cojones. Sí, me he sentido acosada verbalmente por la calle muchas veces, una de ellas, salía del gimnasio y vestía más tapada que un monje Shaolin.

Soy una zorra porqué perdí mi virginidad a los 16.
Soy una zorra porque aún soy virgen.

Soy una zorra porque me acosté con dos hombres en menos de 24 horas de diferencia.
Soy una zorra porque llevo más de 4 meses sin acostarme con alguien.

Soy una zorra porque me gusta más de una persona a la vez.
Soy una zorra porque llevo mucho tiempo sin fijarme en nadie.

Soy una zorra porque visto con ropa ajustada y tacones altos.
Soy una zorra porque visto demasiado recatada.

Soy una zorra porque me gusta que me vayan detrás.
Soy una zorra porque soy una borde si alguien me va detrás.

Soy una zorra porque me maquillo para ir a trabajar.
Soy una zorra porque voy sin arreglar al trabajo.

Soy una zorra porque no me da pudor hablar de sexo.
Soy una zorra porque soy demasiado tímida para hablar de sexo.

Soy una zorra porque aconsejo a mis amigas hacer lo que les da la gana con quien les da la gana.
Soy una zorra porque aconsejo a mis amigas ser prudentes y no propiciar situaciones que les puedan dañar la reputación.

Soy una zorra porque me acosté con mi ex jefe (repetidas veces).
Soy una zorra porque reprimo mis deseos si no son moralmente correctos.

Soy una zorra porque tengo un par de noches importantes en mi vida.
Soy una zorra porque tengo unas 35 noches importantes en mi vida.

Soy una zorra porque me importa una mierda lo que me digan.
Soy una zorra porque me importa demasiado lo que me digan.

Ojalá si eres hombre y tienes una hija pequeña, nunca tenga que pasar por esta situación.

Así pues, como cantaba Halestorm: "Hallelujah, motherfucker, take me to church."

Soy una zorra.
Pero tú también.

Periodista (Barcelona). Escribo en caos para disimular mi paz. Las artes marciales fueron mi primer amor, pero el rock and roll me robó el corazón. Léeme, porque será la única vez que te escribiré.
Utilizamos cookies para personalizar su experiencia. Si sigue navegando estará aceptando su uso. Más información.