Primaverízate

El invierno ha sido muy largo –demasiado-, pero ya es hora de florecer.

"Con la primavera
Viene una ansiedad
De pájaro preso
Que quiere volar."


J. Martí

El invierno ha sido muy largo –demasiado-, pero ya es hora de florecer. En este mismo instante finaliza un largo tiempo de introversión, frío y desgana y toca dejarse abrazar por la revolución que acostumbra a traer consigo la primavera. Volverán a teñirse de verde los campos, a llenarse de flores los árboles, a explotar de vida la vida. Volverán a alargarse los días, a acelerarse las noches, a precipitarse las casualidades. Volverá la fuerza, la frescura, la claridad, la juventud – por qué no.

Se acabó la apatía, se acabó la nostalgia, se acabó la auto-condena. Renuévate. Es hora de alegrar el corazón y llenarse de sol, de liberar las tristezas, de desatar las pasiones, de prepararse para la luz, de brillar. Reinvéntate. Ahora toca – por fin- ser valientes, volver al partido, atreverse a jugar, apostar por lo que parecía inalcanzable, arriesgarse a perder, lanzarse al vacío, ir a por todas. Rebélate. Es el momento de crecer, de levantar el espíritu, de alargar las horas, de dejarse llevar. Revuélvete.

Deja atrás los miedos, suelta tus temores, rescata tus deseos y vive de una maldita vez. Olvida tus errores, abandona tus complejos, despierta tu locura, rompe con todo lo que un día te limitó. Recupera las ganas y contagia tu entusiasmo a todo el que se cruce en tu camino, ríe, festeja, ilumina, ama, revienta de felicidad, enciende tus sentidos: lo mejor está – siempre- por llegar. Primaverízate.




Soy periodista y trabajo como editora de contenidos para web. Me gustaría ser constante, un poco más alta y menos sensible, pero sobre todo me gustaría ser escritora.
Utilizamos cookies para personalizar su experiencia. Si sigue navegando estará aceptando su uso. Más información.