"¿Quedamos?"

Hay veces que la magia no existe, y ni falta que hace.

Mi amiga me enseñaba este whatsapp en la pantalla de su móvil mientras hacía aspavientos como una desquiciada, elevaba la voz sin darse cuenta y toda la cafetería nos miraba de reojo. Estaba tan exageradamente escandalizada que no sabía dónde meterme con el ‘yo también lo he hecho alguna que otra vez, y no pasa nada’. Me callé como una bendita y puse el grito en el cielo casi al mismo nivel que ella con un: pero cómo se atreve este tío, qué directo.

Y todo porque un sabe dios quién, que había conocido la otra noche de copas y con el que había descubierto bastantes cosas en común, le había escrito así a las claras. -¿no pedimos sinceridad como clave de nuestras vidas?-. Y dice ella que esperaba algo más de esfuerzo por conocerla, a base de preguntas básicas al menos y no encontrarse con eso de golpe y porrazo, sin iconos que lo suavizaran al menos. Interés y no se qué más cosas dice que quería…

De camino a casa iba yo pensando en lo "bonito" de esa frase y la suerte de mi amiga. Ni cafés que luego llevan a nada, ni conversaciones de las que no sacar ni una sola conclusión de provecho, total para qué. Vienes, timbras, subes, follamos y te vas. Voy, timbro, subo o me pillas en el ascensor, follamos y me vuelvo a casa con la sonrisa dibujada. Hay veces que la magia no existe, y ni falta que hace.

¿Nos podemos ver ahora? ¿Quedamos? ¿Vienes a casa? ¿Bajas un rato? ¿Follamos? Tantas y tantas formas de preguntarlo. A todas nos lo han dicho de muchas maneras y todas hemos dicho de todo, porque realmente no pasa nada. Brusco sí, pero hay veces que para qué andarse con sutilezas. No todo van a ser corazones y flechas, hombre, que cada cosa tiene su momento.

¿Tomamos un café y hablamos? No, mira, es que estoy en esa etapa de mi vida en la que no me apetece perder el tiempo más de lo necesario. Ni dar conversación ,ni que me cuenten sus problemas para luego sentirme responsable de ellos. O follamos sin más o casi que lo dejamos para otro momento, ¿vale?

De Pontevedra y con una pasión más que definida: escribir. Trabajo en internet y me apasiona este medio. Editora en Weblogs SL. Mis niños mimados son @Poprosa, @ZonaCocaCola y CocaColaMusicExperience
Utilizamos cookies para personalizar su experiencia. Si sigue navegando estará aceptando su uso. Más información.