Sabías a lo que venías

No me mires con esa cara. Sabías a lo que venías.

No me mires con esa cara. Sabías a lo que venías.

Te lo dejé claro desde un principio. Que estoy muy bien así, que no quiero complicarme, que yo no soy de poner etiquetas a las cosas. Que por qué estropearlo con un mañana cuando podemos disfrutar del hoy. Te lo dejé claro desde un principio, pero tú lo omitiste con tus ilusiones.

Debo reconocer que quizá se me fue un poco de las manos. Mea culpa. Puede que unas copas de más pusieran en mi boca palabras que mi corazón no dictaba, puede que no fueras la única persona que recibiera esos mensajes de madrugada. Reconozco que le cogí el gusto a las cenas románticas, a agarrarte la mano al pasear por la calle, reconozco que alargué demasiado las mañanas en tu cama. Puede que mis actos te confundieran, puede que el brillo de mis ojos al verte te hiciera creer otra cosa, pero te lo dejé claro desde un principio. Sabías a lo que venías.

Anda, no me mires así. Te mereces a alguien mejor. Hay muchos peces en el mar. No eres tú, y tampoco soy yo.

Pero si algún día decido volver y me encuentro la puerta abierta, no digas que no te lo advertí.

Sabías a lo que venías.

Sabías a lo que venías | The Idealist

Utilizamos cookies para personalizar su experiencia. Si sigue navegando estará aceptando su uso. Más información.