Simplemente gracias

Sé que empezó desde hace poquito, sin embargo, has hecho más de lo que tú crees.

Te conozco desde hace un par de años, pero sólo hace unos meses que me has dado la oportunidad de conocerte y, ¿sabes qué? Me alegro, en uno de los momentos más bajos de mi vida, has estado, eso dice mucho de ti amigo.

Las conversaciones vía Whats, las interminables llamadas por teléfono, las quedadas improvisadas o no, los detalles, las paridas. Esos momentos pasándonos  artículos, videos o lo que fuera para intentar entender el porqué de lo que estamos viviendo. Todo esto queda en el recuerdo y la verdad me gustaría que todo siguiera así.

Aún no obtenemos respuesta por muy simple que sea  la situación, lo que estoy segura es que eres único y nadie tiene porque pisarte. Tu tampoco estas en la mejor época de tu vida y el hecho de vivir situaciones similares, nos ha unido más que nunca. Cada vez que caigas, te prometo que estaré, como tú haces cada día.  Cuando dejemos apartado todo aquello y seas (que lo serás) realmente feliz, también estaré. Me alegro que el destino nos haya cruzado, porque sin ti estaría abatida, agotada, mal. Has hecho  que vuelva a tener mi energía para hacer mil cosas. Espero conseguir con estas palabras, aunque se quedan muy cortas, sacarte alguna sonrisa y hacerte sentir especial, porque para mí eres como una inyección de alegría a mi vida que de verdad necesitaba.

Lo mejor, es que me estoy dando cuenta que poco a poco hablamos de planes para nosotros mismos, que cada vez sale menos en la conversación el tema por el que realmente nos hemos conocido y que el dolor va menguando. Eso efectivamente quiere decir que por fin nos estamos empezando a centrar en cosas que nos gustan, que nos haga sentir bien y que lo superaremos pronto porque ya es hora de ser un poco egoístas.

Y es que hay días en los que sientes que sólo existes. Aún así, hay días en los que te das cuenta que no es para tanto, simplemente hace falta buena compañía, pensar en que se puede empezar de cero. Reconstruirte y volver a ser tú otra vez.

De corazón, gracias.

Sobrepasando las dos décadas. Hay muy pocas cosas en las que verdaderamente creo, entre ellas: el poder de la libertad de la escritura y la música.
Utilizamos cookies para personalizar su experiencia. Si sigue navegando estará aceptando su uso. Más información.