Te pienso

Voy preparando las maletas para el viaje que nos espera.

No pongas medida a los abrazos conmigo.

Ni les impongas límites.

Loco y descarriado corazón.

No interpongas barreras entre nosotros.

No existen corazas para mi.

No olvides los besos. Ni las palabras que viajan directas al alma.

Yo te pienso. Te siento. Y escucho todos los colores de tu voz.

Cuerdas flojas. Hilos débiles sujetan mi cuerpo que aún se encuentra tímido con el tuyo.

Háblame de esas mariposas que revolotean en tu interior.

Háblame del brillo de tus ojos.

De tu forma de sonreír.

Háblame de ti.

Y en esas noches en que el amar se derrama y los sueños deambulan en equilibrio, quédate en tu parte del muro que has levantado. 

Escúchame de algún modo.

Siente cada palabra que dejo grabada en esta noche infinita, en la que tu olor me acompaña, y tus caricias aún estremecen mi cuerpo.

Eres tú. Eso tan especial. El único.

Y llegado el momento, si las palabras no son suficientes, desde mi corazón sonarán melodías de un piano que perseguirá el empeño de ofrecerte lo mejor de mi.

Voy preparando las maletas para el viaje que nos espera.

Espero el mejor viento. Que nos de un buen rumbo.

Mientras tanto. Sonríe. Sueña. Y víveme. Y piénsame, que yo te pienso.

[Colaboración: Ariana Gutiérrez]

Utilizamos cookies para personalizar su experiencia. Si sigue navegando estará aceptando su uso. Más información.