Tengo una teoría

Envejecer es darse cuenta de que la vida es muy corta como para esperar a alguien que no sabe lo que quiere.

Envejecer es darse cuenta de que la vida es muy corta como para esperar a alguien que no sabe lo que quiere. Es sentir el amor de una manera diferente, más tranquilo, más pausado, con respeto, queriéndonos a nosotros mismos y dándonos cuenta de que se debe querer bonito. Es poder decir "Te quiero" y sentir la madurez de esa palabra.

Envejecer es un privilegio que nos regala la vida y que debemos agradecer. Es mirar hacia atrás y ver el camino que hemos realizado, darte cuenta que algunos amigos siguen aquí a nuestro lado, sujetando nuestra mano y esos son los amigos que suman. 

Es dedicarle tiempo a lo que te gusta y aprender a vivir con lo que te molesta. Es encontrar tu esencia, buscar la esencia de las personas que te rodean y quedarte con lo que encienda tu corazón.

Envejecer es saber aprender a perdonar sin rencor, sin sentir dolor y dándote cuenta que algunas veces es más difícil perdonarte a ti mismo, que a los demás. Es querer a los que te quieren y regalar tu tiempo a los que deciden compartirlo contigo. 

Es darse cuenta que algunos libros cuentan historias más aburridas que nuestra vida, y que nos sobran los cuentos y los cuentistas.

Es darse cuenta que el talento no sirve de nada sin trabajarlo cada día, sin creer en ti, sin tener seguridad en ti mismo. 

Envejecer es enamorarte cada día de tu definición, de cada arruga que te ha salido, de cada surco, de cada estría y cada cicatriz... porque cada una de ellas cuenta la historia de tu vida. 

Es querer seguir viviendo, querer seguir conociendo mundo, dándonos cuenta que necesitamos menos mochila para viajar, sabiendo que algunas veces es necesario soltar lastre para poder seguir creciendo.  

Envejecer es tener el orgullo de darse cuenta de que algunos sueños ya los hemos cumplido y que aún tenemos tiempo de seguir soñando. Es saber renunciar a los que no cumplimos y sonreír con ello. Es saber que algunas veces se gana, otras se pierde, pero siempre se aprende. Es tener valor muy por encima de nuestras posibilidades. 

Es seguir teniendo conversaciones a las tres de la mañana de cómo solucionar este mundo, mientras te tomas una cerveza. Envejecer es ganar experiencia, es saber disfrutar de cada año como si fuera el último. Es saber que algunas veces en un "Gracias", va implícito un "Te quiero". Que algunas caricias te roban un suspiro y se llevan consigo una parte de tu corazón. 

No es decir "me hago mayor", es pensar que soy un poco más sabio que ayer y menos tonto que mañana. Es pensar que ya no quiero vivir historias a medias. 

Es darse cuenta que no puedes dejar para mañana lo que deberías estar haciendo hoy.
Ahora.

Disléxico hasta la médula. Estudiante de Artes Escénicas convertido a escritor de corazón. Un mundo sin prosa y verso, sería un mundo sin amor y sentimiento.
Utilizamos cookies para personalizar su experiencia. Si sigue navegando estará aceptando su uso. Más información.