Todo empieza en ti

¿Si no te quieres y te valoras tú, como vas a pretender que lo hagan otras personas?

Y dime, ¿qué quieres ser? Dímelo, dímelo, ¡corre! No esperes más tiempo, ¿no crees que ya me has hecho esperar demasiado?

Dime qué quieres, cómo lo quieres, donde lo quieres, a quién quieres, DÍMELO TODO. ¿Qué más tengo qué hacer para que sepas que te adoro, qué es verdad lo que siento?

Ay, cuántas veces se nos habrá pasado por la mente una escena así, ¿verdad? Igualita que la del Diario de Noa. E inmediatamente, tras soñar con una algo así, pasamos al:

¿Y por qué yo no? ¿Y por qué ella sí?
¿Es qué no soy lo suficientemente buena?
¿En qué fallo, qué es lo que falla en mí?

Ahá, ahí lo tienes. Si en algún momento te has hecho esa pregunta, “¿Qué es lo que falla en mí?” Es obvio que falla algo. Y te voy a decir el qué. Fíjate, lee bien: TÚ fallas, ese pensamiento falla.

¿Qué? ¿Qué si estoy tonta? Pues mira, déjame que te diga una cosa, o más bien qué te haga una pregunta. ¿Si no te quieres y te valoras tú, como vas a pretender que lo hagan otras personas?

Da igual lo que diga la gente, lo que piensan, tu vida y tus pensamientos son tuyos. Y esas personas no van ni a convivir con ellos y ni van a vivir tu vida. Que lo que te parece un mundo hoy, seguramente dentro de un año, no lo sea, porque entonces habrá otra cosa.

Por lo que aprende a quererte y a valorarte, porque si lo consigues te darás cuentas de que eso es mucho más bonito viniendo de ti, que de otra persona.

Porque si lo has conseguido tú, los demás,
estoy segura de que no les costará nada.

“Yo solía pensar que era la persona más extraña en el mundo, pero luego pensé, hay mucha gente así en el mundo, tiene que haber alguien como yo, que se sienta bizarra y dañada de la misma forma en que yo me siento. Me la imagino, e imagino que ella también debe estar por ahí pensando en mí. Bueno, yo espero que si tú estás por ahí y lees esto sepas que, sí, es verdad, yo estoy aquí, soy tan extraña como tú."
—Frida Kahlo

Madrileña. Estudiante de periodismo. Libros, té y café. Se me da mejor escribir que hablar. Todo se podría resumir con una frase: Tout effort a sa récompense.
Utilizamos cookies para personalizar su experiencia. Si sigue navegando estará aceptando su uso. Más información.