Y tú lo sabes

Intentan confundirnos, pero sabemos más de lo que pensamos, sentimos más de lo que mostramos.

Voces, voces que nos dicen lo que tenemos que hacer, que ahogan nuestras emociones en pozos eternos. No nos dejemos llevar por corrientes que corren hacia una meta que no es la nuestra, no ganaremos nada. Nos cansaremos en el intento de conseguir algo que no necesitamos. Vamos a parar el tiempo durante un minuto, vamos a respirar aire nuevo y vamos a seguir nuestro instinto para, por fin, encontrarnos, ¿ok?

Pasemos. Pasemos de los que creen que saben más que nosotros. Pasemos por alto lo que quieren los demás. Escribamos un paréntesis con nombre propio, seamos esa nota al margen que llama la atención, el cursor que parpadea esperando nuestra historia. Abramos la puerta y que pase el presente que dibujamos ayer, pasemos a oscuras y de puntillas, se hará la luz. Vamos a querernos sin mirar el reloj, pasemos de las horas, vamos a contarnos secretos hasta que las sábanas quemen. Todo llega y todo pasa. Vivamos con locura este capítulo, que estamos de paso, y tú lo sabes.

Soñemos. O soñamos a lo grande o abandonamos la partida. Soñemos que se hace realidad. Nos encontramos en las madrugadas desde camas distintas, que no nos tiemblen los sueños. Vamos a soñar, vamos a jugar a intentarlo sabiendo que jugamos para ganar; pase lo que pase, aunque salgan tres seises y hagamos las maletas y volvamos al punto de partida. Si nos vamos que sea con la maleta llena, que pesen las caricias que nos dimos y las que nos debemos, de otra manera no me iré, y tú lo sabes.

Miremos. Miremos cómo nos miran. Demos espectáculo y envidia al personal que se olvidó de mirar como nosotros sabemos. Mirémonos de frente y en silencio, sintiéndonos como si fuera la primera vez, como si fuera la última. Vamos a mirarnos como si fuéramos lo último que vamos a ver. Ciérrame los ojos y desvísteme las dudas, puede que así veamos lo que ahora imaginamos. No te muerdas las ganas, que no se nos atraganten los temores, que si nos miramos… nos leemos, y tú lo sabes.

“Cada día sabemos más y entendemos menos”. Einstein.

“Las cosas buenas no hace falta entenderlas”. Morgan Freeman.

 

Si algún día somos recuerdo, seremos el mejor recuerdo. Lo digo yo, y tú lo sabes.

Caótica, impulsiva, periodista... Juro que en otra vida seré notaria. Mis días entre letras y folios en blanco. Leo, escucho, observo, mareo un bolígrafo entre mis dedos; y justo después de hacer todo eso, me siento y escribo. Mi primera novela 'El Séptimo punto de Selleck'.
Utilizamos cookies para personalizar su experiencia. Si sigue navegando estará aceptando su uso. Más información.