Y tú ¿qué eres, dinosaurio o meteorito?

Este mensaje es para todas esas personas que me han hecho daño alguna vez.
Este mensaje es para todas esas personas que me han hecho daño alguna vez. Sigo siendo feliz, sin cualquiera de ustedes. Sentíos orgullosos, porque os voy a dedicar unas palabras, no creo que os las merezcáis, pero como ya veis, soy muy generosa.

Cada día es una aventura nueva y, adivinad, no hay nadie que la joda. Sí, porque desgraciadamente es vuestro único don, vaya maldición de Dios. 

Sois esa ráfaga de levante con la que a nadie le gusta toparse pero que al principio parecéis una suave e inofensiva brisa de verano que hace del calor algo menos indeseable. Todo comienza cuando destapáis vuestro verdadero yo, ahí nace el huracán, creo que sois los fundadores de la moda de ponerle nombres de personas a los huracanes, enhorabuena, salís en televisión. Pero como en todo huracán, no hay quien mantenga los pies en la tierra, hagas lo que hagas, por mucho que te agarres, te acabará llevando con él. Pues bueno, ya he volado, planeado, aterrizado y me he quitado todo el polvo de las heridas y ¡adivinad!, ¡sigo siendo yo!, puedo ser yo sin todos ustedes, vaya chasco, eh. Ahora os doy las gracias, muchísimas gracias de todo corazón, o en el caso de los chinos, de todo hígado. Me habéis enseñado a luchar desarmada contra un dinosaurio, todo lo que venga después, serán lagartijas. 

Pero, deberíais de tener algo en cuenta, las experiencias nos hacen sabios, y en este caso, después de tanto daño, puede que haya aprendido a ser meteorito, espero que ustedes, no seáis ningún insensato dinosaurio.

Utilizamos cookies para personalizar su experiencia. Si sigue navegando estará aceptando su uso. Más información.